Skip to content Skip to sidebar Skip to footer
14marzo

Tenderati lleva productos orgánicos a domicilio en Quito

Conseguir productos orgánicos es siempre difícil. La obsesión en el sector de la agricultura por los pesticidas y el resto de productos para rápido desarrollo contamina constantemente los alimentos. En el patio de mi casa, por suerte, siempre hemos plantado. Es nuestra huerta propia y rinde bastante. Los limones, moras, aguacates, uvillas y mandarinas que consumimos cada día son de allí. Como todos sabemos, no se puede tener todo en la vida. De ahí venía la preocupación en mi familia por los productos orgánicos. Por experiencia diaria sabemos que lo orgánico es mejor, más sabroso y saludable (y en nuestro caso barato).

Otro problema es que las pocas tiendas de productos orgánicos son caras. Y para una familia como la nuestra de tres hijas, todo duele, más en esta pandemia. Una amiga del barrio, una vecina en realidad, me comentó que había pedido a buen precio sus verduras. La tienda se llamaba Randi Randi y que la podía buscar en Tenderati, así llegué a saber de su existencia. La entrega fue pronta y cuidadosa.

Primera cosa que no es despreciable: llegaron todas las cosas que pedimos. Es el típico lastre de los pedidos a domicilio. Ahí estaba el brócoli, la coliflor, el perejil, las tres libras de tomates, las veinticuatro naranjas, el apio, los ocho barraganetes (aquí les encanta la comida costeña) y así. Ay, las dos libras de papa chola también. Los productos llegaron en fundas de cartón, mejor así. Contaminan menos y se ven simpáticas a la vista.

Los productos estaban frescos, todos. La albahaca olía excelente, olía a vida. Los tomates eran bien grandes y con ese rojo de semáforo, intenso. Para una pasta de tomate y pizza. En la última funda y como si fuera una sorpresa guardada por la empresa encontré el zuquini. No exagero: le pongo siquiera unos treinta o cuarenta centímetros. Nunca había visto uno tan grande. Fue como la guinda al pastel y el inicio de una fructífera relación porque volveré, sin pensar, a Randi Randi.Zuquici

leave a comment